Jueves, 23 de Marzo del 2017
Comunicación >> Convocatorias

Por un lado, el fiasco de la socialdemocracia evidencia que las políticas de reformas para salvar el sistema capitalista, primando a los bancos en detrimento de los ciudadanos, en la que han coincidido con la derecha conservadora, ha llevado a buena parte del electorado de los partidos socialistas a la abstención. Por otro, desde la izquierda crítica o alternativa no hemos sido capaces de aprovechar un contexto socioeconómico, en principio, favorable para que tuvieran eco nuestras propuestas transformadoras y no hemos conseguido atraer a esos votantes desencantados de izquierdas, que se han abstenido.

Si a lo anterior, le unimos la distancia, y desconfianza, con que es percibida la Unión Europea por los ciudadanos, por las políticas neoliberales de los partidos mayoritarios, no es de extrañar el desalentador panorama que presenta la distribución de escaños del Parlamento Europeo, con una mayoría conservadora y una importante presencia de las distintas derechas extremas y xenófobas.

En el caso de los resultados en España, la candidatura de Izquierda Unida: la Izquierda, en la que participábamos los republicanos de izquierda, se mantiene respecto de las elecciones europeas de 2004, después de una campaña en la que el bipartidismo dominante ha hecho muy difícil que hiciéramos llegar nuestras iniciativas a los ciudadanos. Pero debemos reconocer que es muy preocupante la paulatina pérdida de votos que Izquierda Unida, la principal fuerza de izquierda “real” de nuestro país, viene sufriendo en cada uno de los comicios que se celebran en los últimos años.

Es necesario que todo el espectro político a la izquierda del social-liberalismo institucional se movilice, se renueve y se refunde en los valores republicanos, socialistas y laicos que mejor representan su tradición ideológica y en las reivindicaciones de los movimientos sociales, vinculándose cotidianamente a sus luchas y no acordándose de ellos únicamente cuando se acerquen los periodos electorales.

Es preciso construir un nuevo sujeto político, superando estructuras organizativas burocráticas y oligárquicas, que ahogan cualquier debate y ahuyentan a los ciudadanos de la militancia política activa. Hay que empezar a establecer la democracia republicana por las propias prácticas internas de ese necesario nuevo sujeto político, mediante la institucionalización de las elecciones primarias y el establecimiento de mecanismos de rendición de cuentas de los dirigentes ante los afiliados y electores, con la posibilidad de revocación por incumplimiento del mandato recibido y la limitación temporal del desempeño de los cargos ejecutivos.

Y es imprescindible que el discurso de izquierdas sea coherente con la actuación política en las instituciones. Noticias como el pacto entre Izquierda Unida de la Comunidad de Madrid y Esperanza Aguirre, en el Consejo de Administración de Caja Madrid, que conocimos al día siguiente de las elecciones, no ayudan precisamente a consolidar la necesaria confianza que se debe transmitir a los ciudadanos desde una fuerza de la izquierda, por mucho que se justifiquen en razones de interés público.

Secretaría de Comunicación de Izquierda Republicana

imagen
Izquierda Republicana - C/Silva 5 4º - 28013 Madrid · Tel. y Fax: 91 541 90 40 · http://www.izquierdarepublicana.es · e-mail: izquierdarepublicanafederal@gmail.com

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar sus servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. .
Para más información o cambiar la configuración pulse en Política de Cookies