Miércoles, 20 de Septiembre del 2017
Documentación >> Personajes Históricos
PALACIO, Manuel Del
POLÍTICA Nº 57, mayo-junio 2005
Por Pepe Esteban

Como poeta satírico de su tiempo, Manuel del Palacio se aparece hoy ante nuestros ojos como verdaderamente insuperable. Zahirió con encono, con saña y sobre todo con ingenio a sus contemporáneos, sobre todo a los políticos que enturbiaron con sus irresponsabilidades la vida social de nuestro apasionante y novelable siglo XIX.

Mucha de su ingente labor satírica yace en las hemerotecas. Pero hace unos años, concretamente en 1994, aparecieron Los sonetos políticos de Manuel del Palacio, debido al estudioso José Luis Gordillo Courcieres. De sus páginas hemos entresacado los referentes a Isabel II y a su entorno religioso, político y amoroso en que vivió hasta su exilio en 1868, con la llegada de La Gloriosa.

Manuel del Palacio, como tantos otros poetas de su tiempo, tuvo siempre una opinión muy desfavorable de los políticos, y así lo manifiesta en una de sus muchas composiciones:

Política: arte ramplón
Que se aprende mal y pronto,
y en la española nación
Es constante ocupación
De algún sabio y muchos tontos.

El poeta tuvo que arremeter, inevitablemente, contra Sor Patrocinio, la llamada monja de las llagas, por su influencia cerca de Isabel II y también de su esposo y primo Francisco de Asís. El pueblo de Madrid estimó viciosa y corruptora tal influencia, y le dedicó toda serie de coplas y cuchufletas. Los poetas no podían ser inmunes a tal relación y contribuyeron con sus sátiras. Pero no fue solo Manuel del Palacio. De un autor anónimo (se dice que Bretón de los Herreros) fue este soneto con versos proparoxítonos:

Temo que el cetro se convierta en báculo,
y el estado, hoy caótico, muera ético
Si otro escolapio, en ademán ascético,
Logra ser del rey cónyuge el oráculo.
Venero a Dios, venero al tabernáculo;
Más no a hipócrita Sor que con emético
Llagas remedia, a cuyo humor herpético
Fue quizá el torpe vicio receptáculo.
¡Cuestión de religión lo que es de clínica!
y damos leyes desde el tomo. ¡Cáscaras!
Esto no se tolera ni en el Bósforo.
Mas si la farsa demasiado cínica
Se repite caerán todas las máscaras,
y arderá España entera como un fósforo.

Manuel del Palacio dedicó un soneto a tan indeseable personaje, un soneto asaz comedido, cuando fue en otras composiciones tan duro con todo lo relacionado con los Borbones. Pero sobre la monja se escribieron entonces muy terribles cosas, de todo tipo, y sobre todo después de la llegada de La Gloriosa, en 1868. Veamos una copla anónima, nada obscena, que también abundaron:

Tuvo sobre Isabel mucho dominio
la milagrosa monja Patrocinio.
Quien el motivo averiguar anhele
Cambie la P de Patrocinio en L.
(La Iberia, 24-X-1868).

He aquí el soneto:

Es madre, y de sus hijos se murmura;
es vieja y con enredos se entretiene;
es rica, y nadie sabe lo que tiene;
es enferma de amor, y pide cura.
Aunque pocos le han visto la figura,
dicen que con su espíritu se aviene,
y tímido o viril, según conviene,
el eco de su voz vibra en la altura.
Pilláronla una vez en un renuncio,
y aun puedes ver impreso en los diarios
de su historia fatal el claro anuncio.
Vive en la corte, haciendo calendarios,
y en la plaza del Rey o en la del Nuncio
admite flete a precios ordinarios.

(Aparecido en Gil Blas, 14-I-1865).

Manuel del Palacio arremetió también contra Miguel Tenorio, favorito de la reina al menos durante siete años. Brillante universitario, licenciado en leyes, poeta y periodista, fue dos veces Gobernador Civil, diplomático y Secretario muy particular de S: M. Desde 1859 hasta 1865, en que O' Donnell le apartó de la corte.

Su buena o mala condición se ignora;
amor, que suele proteger al zote,
para que el mundo su existencia note,
le hizo rey del escándalo una hora.
Busca en la sombra a su gentil señora;
el vicio y el amor le dan a escote
una fortuna a que pondrá por mote:
Tal es el premio del que fmo adora.
El misterio le envuelve con sus alas
si la adúltera amante en ansia ardiente
le da una cita en apartadas salas.
Al vede, dice con terror la gente:
Ese que luce esplendorosas galas
es el Tenorio de la edad presente.

(Gil Blas, 21-1-1865).

Unos días antes de la aparición del soneto, Eusebio Blasco le aludió en este quinteto:

¡Tenorio!, tu dicha envidio,
y por imitarte lidio;
mas soy un pobre estudiante
que aún no he estudiado bastante
el arte de amar de Ovidio..

La ácida pluma de Manuel del Palacio no dejó de fustigar todos los inicuos actos de tan soberana Majestad. Así cuando el fusilamiento de los sargentos en los Campos Elíseos (situados a las afueras de la Puerta de Alcalá), termina uno de sus soneto s de este modo:

Cuando un pueblo se apresta a nueva vida
¿Sabéis que sangre le reclama el suelo?...
¡Del déspota la sangre corrompida!

Arremete después con un soneto ejemplar contra el garrote vil.

Como consecuencia del alzamiento de junio de 1866, seis conocidos políticos fueron condenados a garrote vil (pena que no se ejecutó, pues antes habían huido al extranjero):

¿Sabéis lo que es, amigos, el garrote?
Pues es un aparato muy sencillo,
En que un hombre sentado en un banquillo
Siente como le aprietan el cogote.
Después el alma va de bote en bote
y salva de los cielos el rastrillo,
Quedando el cuerpo en tierra ¡pobrecillo!
Donde gusanos mil sacan su escote.
De esa felicidad el gran presente
Hoyos ofrece la persona augusta
A quien la historia llamará clemente.
¡Oh ¡ ¡sacra majestad tierna y robusta!
N o al garrote acostumbres a la gente,
Que eso en cabeza propia nunca gusta.

Tampoco se libró de su sátira el imprescindible Carlos Marfori, otro de los amantes de la insaciable Isabel. Usándolo como contrapunto del cornudo rey consorte Francisco de Asís, aparecerá Marfori en incontables chistes, caricaturas, epigramas, canciones y un largo etcétera. No es el momento de recogerlas, sino de aportar el soneto de Manuel del Palacio que lleva por título, Un favorito:

Pinche fue de cocina en su edad tierna;
después ladrón de sales con patente,
lacayo del de Ardoz, y aun su pariente
por no sé que misterio de entrepierna.
Hoya la gente de Madrid gobierna
como Jaime el Barbudo en Crevillente,
y aunque viste con ropa muy decente,
es siempre un personaje de taberna.
Nadie conoce el nombre de su padre,
y se puede dudar si fue un Marfori
el que lo tuvo de postiza madre.
Presume de valiente a posteriori,
y de probarlo habrá, mal que le cuadre,
cantando en el cadalso el gori-gori.

Pero donde el enfrentamiento del poeta contra S. M. llega a su cenit, es en una famosa composición que, en palabras de Pedro de Répide, (biógrafo de la soberana) "enlaza la musa del Aretino con la de Quevedo". Es quizá inédita, aunque difundida en coplas durante la primavera de 1867, y provocó enorme escándalo seguido del encarcelamiento y posterior destierro de Manuel del Palacio.

Algunos estudiosos (José Luis Gordilla Courcières) mantienen que el provocador texto pudiera ser obra colectiva, escrito en una de aquellas tertulias del momento. Se citan varios personajes cuya identidad no nos interesa y sí solamente el último terceto relativo a la augusta soberana:

Mas si queréis ejemplo más profundo,
en Palacio hallaréis una señora
que es capaz de joder con todo el mundo.

Eduardo de Lustonó escribiría más tarde en referencia al encarcelamiento y destierro del poeta:

Cáustico, duro, severo,
eco fiel de claridades,
nos dijo cuatro verdades...
y paró en el Saladero.
Allí purgó noche y día
pecados de su soneto
por revelar un secreto
que todo el mundo sabía.

<< Volver

Alfabeto
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z
Huelga General 29 de Marzo
Chapa Huelga General 29 de Marzo
Pásate por la sede de Izquierda Republicana
Bazar Tricolor
Siganos en Facebook
Izquierda Republicana en YouTube
75 aniversario de Izquierda Republicana
Vídeo promocional Izquierda Republicana en tu iPod o MP4
Visite esquerra unida del país valencià
imagen
Izquierda Republicana - C/Silva 5 4º - 28013 Madrid · Tel. y Fax: 91 541 90 40 · http://www.izquierdarepublicana.es · e-mail: izquierdarepublicanafederal@gmail.com

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar sus servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. .
Para más información o cambiar la configuración pulse en Política de Cookies