Sábado, 27 de Mayo del 2017
Documentación >> Personajes Históricos
BARCIA TRELLES, Augusto
En: La Vega N 42/43. Agosto 2003 Por Víctor Guerra

La figura de Augusto Barcia se agiganta a poco que echemos un vistazo a su larga trayectoria vital. En el número 38 de La Vega hacíamos un breve panegírico de Barcia desde la perspectiva masónica. Pero Augusto Barcia fue algo más que una dignidad masónica, tal y como lo muestran los retratos escritos que sobre él realizaron entre 1916 y 1917 Juan Villamil y Antonio Zozaya, para los periódicos El Día y El Liberal de Madrid.

En los diarios madrileños se refleja como lugar de nacimiento de Augusto Barcia el de Vega de Ribadeo, estando de acuerdo todos ellos en el año de nacimiento.

Nos relatan los prestigiosos periodistas que Augusto, como estudiante de Derecho, convivió con un prestigioso claustro krausinstitucionista denominado "Grupo de Oviedo", en el cual se inscribe a Altamira, a quien siempre se le ha atribuido un interesante perfil masónico, aunque no lo fuera, así como a Melquíades Álvarez que lo fue más tarde en el seno de la logia Jovellanos de Gijón

Algún día habrá que hablar sobre como influyó ese gran claustro sobre la masonería asturiana, pues se registra una buena caterva de masones que fueron tutelados por dicho grupo, del cual formaba parte algún que otro masón de la vieja guardia del siglo XIX, como Fermín Canella.

Se formó, pues, Barcia en el Derecho, logrando en todas las asignaturas "premio extraordinario" y concluyendo su formación en Francia y Bélgica, donde permaneció durante los años 1904 y 1905, de cuya estancia da cuenta El Correo, pues es precisamente en ese diario donde se inicia como periodista, al enviar sus croniquillas desde dichos países. Su formación no la concluye con este primer periplo viajero, sino que, según los ilustres periodistas que nos sirven de guía, en 1911 fue pensionado por el Gobierno, y se va a las Universidades de Berlín y Marburg, para ampliar sus estudios en Economía Social y Derecho Público.

Un tiempo antes, Barcia necesita ganarse la vida y se presenta a unas reñidas posiciones (1906) en la Escuela de Estudios Superiores del Ateneo de Madrid, presentándose a la cátedra de Historia del Socialismo y Legislación Social Comparada.

El docto tribunal de aquellas duras oposiciones lo componían Segismundo Moret, José Echegaray, Gumersindo de Azcárate, Menéndez y Pelayo y Rafael María de Labra, que le otorgaron por unanimidad la cátedra de Historia del Socialismo.

No era poco lo que conseguía Augusto Barcia, pues además el Ateneo de Madrid era considerada la antesala del Congreso, pero dejemos que sean los periodistas quienes nos cuenten sus andanzas:

"Barcia hizo su debut con extraordinario éxito, y buena prueba de ello fue el siguiente elocuentísimo hecho: en el año 1908, con motivo de la información pública abierta por la Comisión que entendía en el proyecto de ley del terrorismo, la juventud ateneísta designó a Barcia para que expusiera ante aquella los ideales y aspiraciones de los jóvenes intelectuales, que tuvo elogios para el orador y el estudioso [..] y así se dio el caso único en la vida del Ateneo, que al año de ser socio, fuera nombrado Barcia, Secretario General de este importantísimo centro de cultura, único en España, sin pasar, como se acostumbraba en aquella casa, por otros cargos más subalternos en la Junta ".

Desde dicho cargo colaboraría activamente con uno de sus tuteladores, Segismundo Moret, quien luego desempeñaría en la misma casa el cargo de Vicepresidente de la Sección de Ciencias Morales y Políticas.

Augusto Barcia, como ya hemos visto, se incardina en el movimiento de las izquierdas moderadas españolas, y al producirse la crisis que arroja a Moret del gobierno, ingresa en el movimiento reformista de Melquíades Álvarez.

Lo cierto es que ya tenemos a Augusto Barcia rodeado de importantes masones que le van a facilitar su entrada en masonería, pues es de suponer que cuenta con su activo aval, lo cual no obsta para que tenga que pasar por las formalidades del rito masónico, de ser aprobada su solicitud e ingreso mediante balotaje, y pasar por las pruebas de iniciación que efectuará antes de irse a Alemania, concretamente se inicia el 30 de septiembre en la logia Ibérica ubicada en los Valles de Madrid.

Luego, en 1912, creó, organizó y presidió la logia Condorcet, siendo más tarde nombrado Gran Maestre del Gran Oriente Español, concretamente en febrero del 1921, Y representando al Supremo Consejo del grado 33 asistió al Convento de Lausana en el año 1922, bajo cuya intervención se logró que las logias de Filipinas y Puerto Rico continuaran bajo los auspicios del GOE.

Pero la actitud de enseñante de Barcia no va se va a quedar en el Ateneo madrileño, sino que funda en la misma ciudad la Universidad Popular y coopera con otros renombrados masones como Fernando de los Ríos, Luís Araquistain y otro asturiano que había solicitado también su ingreso en la masonería madrileña, Ramón Pérez de Ayala, en el establecimiento de una agrupación política de ideas radicales llamada Joven España, que quiso contar como director a Augusto Barcia. Este, dado su predicamento, formará parte, andando el tiempo, del Consejo Superior de Fomento y de las no menos conocidas Sociedades Económicas del País.

Barcia logra que en 1916 el distrito de Vera (Almería) le elija como parlamentario y comienza una andadura llena de duros enfrentamientos, pues interviene en cuanto debate se le cruza en su camino, así lo recoge la prensa:

  • 22 de mayo: Combatiendo el dictamen del Supremo en la discusión de las actas de Cádiz.
  • 23 de junio: Defiende la enmienda al mensaje de la Corona, de la que era el primer firmante.
  • 1 de julio: Interpela al gobierno sobre la administración municipal de Andujar, sobre el estado de la enseñanza primaria en Granada y sobre el criterio que debía sustentarse acerca de la libertad de cátedra.
  • 28 de septiembre: Requirió al gobierno para que solucionara el conflicto uvero de Almería.
  • 13 de noviembre: Realizó un discurso sobre la política hispanoamericana, sobre la que volvió el 14 de diciembre.
  • Barcia se va a convertir en un especialista en Latinoamérica, como en parte lo demuestra su abultado expediente masónico, en el cual se hallan numerosas cartas y visitas con las logias latinoamericanas y de Filipinas, ante las cuales será un activo garante y defensor.

    Así nos lo retrata Antonio Zozaya:

    "Esto de que los electores de un diputado -que no es cacique ni cuenta con el padrinazgo de los que lo son, ni es protegido del Gobierno, a cambio de benevolencias, ni siquiera monárquico- se reúnan, recauden fondos y coleccionen en un volumen elegantísimo, editado y encuadernado a todo coste, los discursos de su representante en la Cámara popular es absolutamente nuevo en España. Claro es que otros discursos han sido editados, pero no en circunstancias tan diáfanas. "

    Pero si hay un aspecto novedoso en la figura de Barcia es encontrar a éste como poeta. Son unos comentarios que se hicieron en México los que dieron la pista de tan novedosa inclinación en Augusto Barcia.

    Este poema fue hecho con motivo de un banquete que le dieron los redactores de La Libertad a Antonio Zozaya, y que traigo hasta estas páginas de La Vega como conclusión de esta pequeña remembranza de Augusto Barcia.

    A Zozaya Evocación

    Caballero andante de los caballeros,
    noble peregrino de los peregrinos.
    (Rubén Darío)
    Vuelve a tus andanzas;
    y aquellos caminos
    Que santificaste
    Con el paso augusto
    De tu autoridad,
    Ábrelos de nuevo
    Divino manchego.
    Héctor de la idea,
    Renace invencible,
    Que el mundo te vea,
    y en otra salida
    Demuestra de nuevo
    Tu áurea nobleza.
    Que sepan que el fuero
    Lo es todo en la vida
    Sin yelmo ni escudo,
    Sin lanza ni malla,
    El pecho desnudo,
    Enseña a pelear.
    ¡Tu prole menguada
    Está envilecida
    y degenerada!
    Dile con tu habla
    De loco divino
    Que el miedo al dolor
    Es terrible sino
    Embrutecedor.

    Que el potente soplo de idealidad
    Derrumbe, destruya, triture,
    Sepulte y entierre
    De hoy para siempre
    La filosofía, la falta trapacera,
    Cauta y embustera,
    Que ahora está de moda:
    -Relatividad-;
    y todo lo cifra, compendia y resume
    ¡La gran Celestina!
    En comodidad.
    Definan tus labios maestros,
    Pronuncien dogmáticos
    La eterna verdad:
    La vida es honor
    Porque es libertad.
    La vida es dolor
    Y ejemplaridad.

    Da al mundo de nuevo
    La plena probanza,
    Que ante tu hidalguía
    y ante tu templanza,
    Cede el desafuero.
    Que de tu presencia
    Huye la arrogancia
    y la impertinencia,.
    La falsa prestancia,
    De los endiosados,
    Necios malandrines,
    Que explotan, taimados,
    Nuestra indiferencia
    De hombres serviles.

    Predicando por los campos
    Por los valles y caminos
    Como santo peregrino,
    Esa humana religión
    De la ley y del honor.
    Levantando los caídos,
    Consolando los dolidos,
    Prodigándose tu amor,
    y burlando a los expertos
    En el arte de mentir,
    ¡Vuelve al mundo, gran Señor!

    Redentor hispano,
    Cristo caballero
    Que de tu criado
    Hiciste señor.
    Héroe de leyenda,
    Paladín sin tacha,
    Sublime conciencia,
    Áureo corazón.
    Mito del perdón
    y la abnegación.
    Alma sin mancilla, Voluntad gigante,
    Que al más fuerte humilla.
    Símbolo viviente
    De la rectitud
    ¡Roca de virtud!

    Por tu dama,
    Tu adorada Dulcinea,
    Que era Idea,
    Desciende a nosotros
    y empuña la lanza
    De la dignidad.
    La gente bisoña
    Aún tiene esperanza
    y grita con fe
    y honda emoción
    ¡¡Resurrección!!

    1 Antonio Zozaya. Literato y escritor nacido en Madrid en 1859. Funda en 1880 la Biblioteca de Economía y Filosofía que llegó a alcanzar 85.000 volúmenes. Entusiasta de Krause, escribió diversos ensayos, entre los que destaca "La crisis religiosa". A Zozaya se le consideraba un discípulo de Salmerón y Azcárate. Dirigió el periódico La j¡¡stic1a. Aunque siempre se le quisieron dar diversos homenajes y galardones, sólo admitió alguno, como la Legión de Honor del país galo, o una pluma de oro que, en 1908, fue costeada por los ciegos españoles, por la defensa que este hizo de ellos. Murió en el exilio, exactamente en México.

    2 Hemeroteca Municipal de Madrid. El Día n°. 625 del 23 de noviembre de 1916 y El Liberal del 7 de agosto de 1917, con el número 13.779, que recoge el Boletín Oficial del Supremo Consejo del Grado 33 para España y sus Dependencias, 20 abril de 1928, AHNS, expediente 665. A

    3 Canella estuvo adscrito a logia con sede en Oviedo y cuyo título distintivo era Luz Ovetense, donde le encontramos en el cuadro lógico de 1877 con el simbólico de Campomanes.

    4 Segismundo Moret era masón y según José Antonio Vaca de Osma, en su libro Masonería y Poder, Editorial Planeta, 1992, "Era un seguidor de las instrucciones que le llegaban de las logias extranjeras". Nacido en Cádiz el 20 de octubre de 1838 y fallecido en Madrid el 28 de enero de 1913, Segismundo Moret y Prendergast fue, durante sus años de madurez, persona vinculada a la historia de Aragón y muy especialmente a la de Zaragoza, ciudad por la que fue diputado en Cortes durante varias legislaturas.

    Abogado de profesión, pronto se dedicó a la acción política en las filas del Partido Liberal, del que llegó a ser jefe y factótum. Admirado orador, su rápida carrera pronto le llevó a desempeñar altos cargos públicos. Renunció a su primer acta de diputado para dedicarse a dar charlas y a la redacción de folletos y artículos en los que propagar sus ideas librecambistas. En 1869 fue diputado en las constituyentes e intervino activamente en la redacción de la Constitución. Se dice que durante la Primera República, dada su condición de secretario de la Sociedad de San Vicente de Paú1, atemperó las actitudes radicalmente anticlericales de muchos de sus correligionarios. Fue Vicepresidente de la Cámara, ministro de Ultramar y ministro de Hacienda. Tras la Restauración, sería ministro de la Gobernación, nuevamente de Ultramar, Presidente del Gobierno y Presidente del Consejo de Ministros en 1905,1906, 1909 y 1910.

    Su relación con Zaragoza se inició en 1891, con motivo de una C011ferencia suya sobre materias económicas en el Círculo Mercantil. Su disertación le valió gran popularidad entre sus paisanos, que le elegirían representante en el Parlamento casi ininterrumpidamente hasta su muerte. Para Zaragoza fue decisiva su intervención a favor de la realización del Centenario de los Sitios, de la Exposición Hispano Francesa de 1908 y de la construcción del Puente de Hierro sobre el Ebro. El 18 de octubre de 1893, con motivo de la inauguración del edificio de las Facultades de Medicina y Ciencias ( en cuya promoción también estuvo), se dirigió al Pleno del Ayuntamiento recordándo1e que existía una ley votada en Cortes ordenando la construcción de un monumento a los Sitios, y propuso que éste se levantara antes de 1908. Para el Centenario de los Sitios consiguió del Ministerio de Hacienda la subvención de 2.500.000 pesetas, notable suma para su época, gracias a la cual pudo realizarse aquel acontecimiento capital para la vida económica y cultural de la ciudad.

    También son masones Rafael Maria de Labra y Echegaray.

    5 La votación de ingreso de un profano se realiza mediante bolas negras y blancas.

    6 La logia Ibérica n° 7 ubicada en la calle Pretil de los Consejos n° 5 de Madrid, fue fundada con el nombre de Luz de Mantua el día 10 de febrero de 1870, e ingresó en el Gran Oriente de España el 12 enero 1881 y luego se cambio al GOE. El 14 de diciembre de 1889 se fusionó con la logia Hijos del Progreso y adoptó el nombre de Ibérica y luego se incorporó a ésta en 1909 la logia Progreso. En la Ibérica encontramos, en el cuadro lógico de 1911, a Miguel de Morayta, a Emilio Menéndez Pallarés, al luanquín Andrés González Blanco, y en el cuadro de 1929, donde aún sigue Barcia, están con él Luis Simarro, José Salmerón, Luis Masip, como Maestros (3°); ocupando el banco de los Compañeros (2°), a Álvaro Calzada Arosa, junto a otros 25 miembros más. y justo cuando se inició Barcia ocupaba la Veneratura Jaime Sánchez Horcajada, y ese mismo año la había dejado quien luego iba ser casi el Gran Secretario de la Gran Logia Regional del Noroeste: Antonio López del Villar. 7 La logia Condorcet se reúne en comisión constitutiva el 31 de diciembre de 1912, y el cuadro de dignidades lo componen el Venerable Augusto Barcia; 1er Vigilante: Eduardo Ovejero; 2° Vigilante: Manuel García Gómez; Orador: Francisco Escola; Secretario: Ramón Martínez Sol; Tesorero: Antonio España y primer Experto: Francisco Rivera Pastor. En 1914 el taller cuenta con más incorporaciones, entre ellas la de Rafael Sánchez Ocaña; Arturo Mori Sala y aparecen en 1914 como bajas por falta de pago Plácido del Valle Jove y Demófilo de Buen Lozano. Esta logia se disuelve en 1915 para ingresar en la Ibérica, de donde habían salido algunos de los maestros que la fundaron. El vacío documental es grande y nos encontramos con un gran salto hasta que aparece un cuadro lógico de 1931, donde está José María Rodríguez (del que ya hemos hablado en el artículo anterior) con Manuel Nieto Álvarez, de nuevo con Augusto Barcia, con José Gómez de la Serna y de nuevo el periodista Luis Masip.

    << Volver

    Alfabeto
    A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z
    Huelga General 29 de Marzo
    Chapa Huelga General 29 de Marzo
    Pásate por la sede de Izquierda Republicana
    Bazar Tricolor
    Siganos en Facebook
    Izquierda Republicana en YouTube
    75 aniversario de Izquierda Republicana
    Vídeo promocional Izquierda Republicana en tu iPod o MP4
    Visite esquerra unida del país valencià
    imagen
    Izquierda Republicana - C/Silva 5 4º - 28013 Madrid · Tel. y Fax: 91 541 90 40 · http://www.izquierdarepublicana.es · e-mail: izquierdarepublicanafederal@gmail.com

    Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar sus servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. .
    Para más información o cambiar la configuración pulse en Política de Cookies